La BMA celebró Sta. Cecilia rodeada de un gran número de personas. El buen ambiente y la gran puesta en escena hicieron del espectáculo un gran acontecimiento en la villa. Durante la primera parte, la banda comenzó con dos clásicos dentro del repertorio de los musicales: las canciones con más fama de la película “Mary Poppins” y los inconfundibles acordes de “Los Miserables”, para dar paso a una de las colaboraciones más esperadas de la noche: el musical de “El Rei León”. Mientras los fotogramas más icónicos de la ya clásica película de “El Rei León” invadían el recinto, dio comienzo un desfile muy especial en el cual los niños y niñas de todos los colegios de Arzúa y el colectivo “Amarai” lucieron sus disfraces emulando a los animales de la sabana. La emoción y los aplausos fueron unánimes gracias a la atmósfera que se generó.

El espectáculo prosiguió recordando obras de renombre como la firmada por Leonard Bernstein “West side story” y las melodías de “Sonrisas y lágrimas”. La soprano Elisabet Filgueira nos brindó otro de los momentos culmen de la velada: la interpretación vocal de las canciones “Over the rainbow” del musical “El mago de Oz” y “No llores por mí Argentina” del musical “Evita”. La voz de Elisabet junto con el acompañamiento de la banda fue la perfecta combinación en una noche en la que las emociones estuvieron a flor de piel. La asociación de baile “Máisquedanza” puso ritmo al sonido de “Grease” con unas coreografías con mucho estilo que fueron el final perfecto para una noche inolvidable.

llegando al final de la gala, el director de la BMA Alberto Medraño quiso agradecer la participación a todos los colectivos implicados y al público allí presente. Además de la BMA y de las entidades participantes, hubo una gran protagonista: la “Fundación Andrea”. Su presencia con una finalidad solidaria no dejó a nadie indiferente después de la proyección de un video acerca de su labor. Gracias a la villa de Arzúa recaudaron 3.187 €. La convergencia de todo esto hizo de esta una noche que jamás olvidaremos y para la que nunca tendremos palabras suficientes de agradecimiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *